Las ventas de autos nuevos no hacen dinero, los concesionarios usan sus cerebros